youtube
youtube
youtube
 en Valldemossa

LA NOCHE MÁS ARTÍSTICA DE VALLDEMOSSA

 

En Mallorca es de sobras conocido el poder inspirador que la sierra de Tramuntana ejerce sobre las mentes más creativas. Incluso sobre las que no. Y desde hace ya 11 años, Valldemossa dedica una noche a exponer los frutos de tal inspiración bajo el nombre de “Artedemossa”. Se trata de un evento que es todo un homenaje al arte y que reúne a artistas de diversas disciplinas en una celebración pensada para mostrar las obras y creaciones de cada uno. El concepto es sencillo: sacar el arte a la calle para compartirlo con los visitantes. Una oportunidad tanto para jóvenes artistas como para autores más reconocidos. Ninguno quiere dejar de vivir esta experiencia.

Gracias a la ubicación del Hotel Valldemossa, nunca nos perdemos esta cita. Esta última edición, celebrada el pasado 21 de julio, ha sido de las más concurridas. De artistas y de público. Atrajo a miles de visitantes de toda Mallorca (tanto mallorquines como extranjeros) dispuestos a pasar una tarde-noche diferente en la que, además de arte en todas sus formas, se pudimos degustar lo mejor de la gastronomía mallorquina.

Los jardines de La Cartuja se conviertieron, esta vez, en escenario de actuaciones de danza, música y teatro. Y las calles empedradas y características de nuestro bucólico pueblo se convirtieron en escaparates y expositores de los artistas participantes: pintores, escultores, fotógrafos… Unos exponían su obra, otros pintaban o esculpían en directo en la calle (como si de una prolongación de sus talleres se tratara), y otros abrieron las puertas de sus tallereres invitando a visitarlos. Sin duda un paseo muy interesante.

Son tantos los nombres y los estilos que pudimos ver que sería difícil quedarse con uno. Pero a modo personal, nos gustaron mucho las fotografías de Xana Elävä (por su delicadeza) la fotodegustación “Boletus” (por su originalidad) y el arte en directo y minucioso del un pintor “anónimo” para nosotros al que, ajeno al ajetreo e inmerso en su obra, no quisimos molestar. Y podríamos seguir y seguir… Pero lo mejor es vivirlo y quedarse con la ilusión contagiosa de los participantes.

Tuvimos la suerte de poder terminar de la velada desde nuestra terraza, con La Cartuja de fondo y escuchando, a lo lejos, como el bullicio, poco a poco, se fue apagando.

El año que viene, más…

Publicaciones recientes